Amodio Campofrío

Estamos en tiempos en los que nos contagiamos de todo y no nos damos ni cuenta, incluso de nosotros mismos. Nos autocitamos, creemos que inventamos algo y solo lo recordamos, las mismas cosas ruedan y ruedan hasta ser otras producto de muchos mínimos cambios generados por las distintas perspectivas. Ahí está todo, las perspectivas.

Las gentes de Ciudad Creativa diseñamos Amodio Córdoba este pasado mes de octubre para el Festival Eutopía 2017. La propuesta era la siguiente: vamos a generar un proceso de reflexión y debate sobre la ciudad. El material con el que trabajaremos serán los verbatims producidos por los ciudadanos (residentes y no residentes) en una encuesta sobre las cosas que odian y aman de la ciudad. El producto de esa encuesta será reelaborada desde distintas perspectivas: un colectivo diseñador de fanzines (Fritanga) realiza un mural; un creador audiovisual (Hugo Lasarte) una pieza, los alumnos de la escuela de artes y oficios Mateo Inurria un debate; el sociólogo Ángel Ramírez realizó un análisis sociológico analizando la encuesta e incluyendo perspectiva de género; y distintos creadores en torno a veinte poemas conjugando en la forma que sea los más de mil verbatims producidos.

Ver Amodio Córdoba

Todo eso ocurrió hace casi nada y no dejó de ser un recuerdo fértil de otra identidad de las gentes de Ciudad Creativa: Luneados. Allá por abril de 2012 dio a luz Amo Córdoba, odio Córdoba, una invitación a que la gente manifestara sus filias y fobias con la ciudad en una vieja máquina de escribir, en unas piezas audiovisuales y en un debate en una milagrosa librería.

Ver Amo Córdoba, Odio Córdoba. / Luneados

Se puede amar una ciudad sin haberla visitado nunca, pero para odiarla, tienes que haber vivido en ella. Eso dijo Agustín Fernández Mallo en el libro colectivo Odio Barcelona que la editorial Melusina publicó en 2008 y que Juan Bolaños se trajo a Córdoba en 2010, regalo de su primo David Caral en una visita a la ciudad condal y a la familia. Siete años después, David ha fundado Mercat Barcelona en Malasia, «dedicated to transporting the food of Barcelona’s city markets to the Kuala Lumpur dining scene»; y parece que Llucía Ramis aún odia Barcelona.

Ahora le toca a Campofrío.
Con más presupuesto.

Amodio. / Campaña Navidad Campofrío 2017



Nosotros estamos en paz.