Oloroso + Verónica Ruz y Beatriz Sánchez = Afición.



En esta conversación, las artistas visuales Veronica Ruth Frias y Beatriz Sánchez hablan de afición alrededor de un vino Oloroso Montilla-Moriles.

"Las palabras del vino" es una acción de Ciudad Creativa para Consejo Regulador Montilla Moriles [Festival Eutopía, Córdoba, 2013].

Se puede hablar del lenguaje del vino, de los aromas y sabores, de la tierra, la variedad de uva y el clima, aunque ninguno de estos lenguajes es, necesariamente, la particular jerga con la que se entienden enólogos, sumilleres, viticultores, bodegueros o restauradores.

Los lenguajes, con sus palabras y con sus reglas para combinar palabras, se usan para adquirir y transmitir conocimiento, es decir, sirven para contar historias. Y hay tantas historias posibles como personas se acercan a un determinado vino. Porque estimula nuestra capacidad de evocación, de sentir e imaginar. Esas experiencias son íntimas y muchas veces complicadas de expresar mediante palabras, como somos incapaces de definir el sabor del café, el color rojo o amarillo.

La consigna de “LAS PALABRAS DEL VINO” es estimular la imaginación a través de los sentidos y provocar la conversación. El vino no conversa con su etiqueta y ficha de cata, como si fuera una pieza de museo expuesta en una vitrina. El vino conversa con todos nuestros recuerdos anteriores, con nuestra experiencia sensorial vivida o imaginada. Beber es recordar. Y si todo va bien, compartiremos nuestros recuerdos y sensaciones con otras personas. En definitiva, el objeto de LAS PALABRAS DEL VINO es provocar conversación.

Mientras tanto:
El artista plástico Antonio Blázquez, El Arsenal plasmó las sensaciones, colores, texturas y palabras en una obra pictórica.

El videocreador Hugo Lasarte, Efímera, lo contó en este video. Editar es mentir.

Beatriz Sánchez (Córdoba, 1977). Es artista visual Licenciada en Bellas Artes en la UPV y Máster en Artes Digitales por la Universidad Pompeu Fabra. Con una amplia trayectoria como dibujante, Beatriz aplica el bagaje de su obra pictórica a los nuevos formatos digitales, adoptando múltiples soportes para sus obras, tales como vídeo, imagen digital, sonido, arte interactivo, Net-art, web y teléfonos móviles. Sus creaciones son una combinación entre el disparate y la ironía, donde muestra imágenes que desfilan ante nuestros ojos de manera aparentemente improvisada y aleatoria. El eje conceptual que maneja en los proyectos gira en torno a la figura humana y su comportamiento: la demencia, el ruido, la ingenuidad, el exceso, la alienación, el cuerpo, lo aberrante, el absurdo, lo extravagante, el desorden. Trata estos temas construyendo un lenguaje propio, en un combinado entre lo idílico y lo caótico, muchas veces de corte idiótico. En la actualidad combina dos vertientes, por un lado la producción de su propio trabajo artístico y, por otro, la pedagogía artística. Imparte regularmente talleres de video creativo en centros culturales en España, Europa y América.

Verónica Ruth (Córdoba, 1978). Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. En su obra se transfigura utilizando el disfraz, el maquillaje y el camuflaje para asumir otras identidades y para contarnos las inquietudes que la preocupan. En 2005 realizó el trabajo “Disfrazando el Arte” basado en la performance en directo, con el que recibió el Premio Especial Andalucía Joven en Formación Artística, por el IAJ de Málaga. Y fue seleccionado en Puerto Lumbreras, Murcia en EXPLUM´08. En 2007 se convirtió en la protaginista de ocho cuentos en Comiendo PerdiceZ (Proyecto Becado por la Fundación Rafael Botí) trabajo formados por una serie de videos y fotografias en los en los que Veronica ponía en entredicho los chiches y roles femeninos de la mujer.